CocaCola con Pipas

Cuento de 2017.

**Pipas: Semilla de girasol seca que se come muy comúnmente en España. Pepitoria.


Pues yo me opongo, ¡totalmente!, a que le des el teléfono de tu hermana al Juancho. Y no me mirés a mí que tampoco se lo daré. Mirá la hora que es y no ha venido. ¿Sabés por qué? Pues porque todavía está trabajando… ¿y sabés por qué? Porque le han dado doble turno… ¿Y a que tampoco sabés por qué? Pues, porque él mismo ha dicho que necesita trabajar más y que cuando haya oportunidad de hacer doble turno, triple, cuádruple; que cuando haya que quedarse a vivir ahí, cuando haya que limpiarle lo que sea a la viejita lo haría hasta con la lengua. Porque ha venido a trabajar a este país y los que venimos, venimos a eso. ¡Oye! Es mi amigo, eh, y te hablo como su amigo. Así que ni se te ocurra darle falsas esperanzas a mi amigo Juancho dándole el teléfono de tu hermana. Aunque te lo pida, aunque te lo ruegue. ¡No! Está cuidando a la viejita, y ese es su trabajo; eso le permite estar aquí. Es que no creo que lo entendás. Es bien difícil que lo entendás. Creo que es imposible que lo podás entender porque vos sos español, sos de aquí. ¡Eh! Psst: Juancho y yo somos sudacas… Mi amigo y yo somos su-da-cas. Migrantes, indígenas, morenitos, enanitos, hacelotodo, chicharacheros… ¡Sí, es que ya sé que no me entendés esa palabra! Ya sé que no me la entendiste. Yo sí te entiendo, sos vos el que no me entendés. ¿No lo ves? Por eso te digo que es bien difícil que entendás por qué no tenés que darle ese número a mi amigo. Si es que mi país ni siquiera está en Sur América y ustedes solo pueden ver a Estados Unidos y Su-da-ca-lan-dia. Es así, es así… No se lo des. No. Ella es española como vos. ¿Has visto a tu hermana lo linda que es? ¿Has visto sus ojos claros? Parece que sonríen siempre. ¿Has visto su cuerpo? ¿Su manera de andar? ¿Su olor…? Con respeto te lo digo, eh, pero ¿te has imaginado a tu hermana, con esa altura y ese cabello tan largo y tan suelto y tan libre y tan así… al lado de mi Juancho? ¿Te imaginás ese cuadro? ¿Te has vuelto loco en querer darle el número de esa hermana tan linda que tenés a mi amigo? ¡Tirá ese papel con su número a la basura! Quémalo. Tragátelo con vergüenza. Nunca pensé que te pudieras burlar así de mi amigo el Juancho. Apenas sabe leer el pobre. ¿De qué van a hablar, a ver? Madre mía, ni siquiera yo que me gané una mención de poesía en la escuela sabría qué decirle. No, ´mano, no. Eso no se hace. ¿A dónde va a ir a pasear con ella, decime? ¿Un paseo en metro? ¿En bus? ¿La invitaría a tomar un zumo? ¿Una CocaCola con pipas? ¿Un nestí? Con lo linda que es tu hermana… ¿Un Colacao? Vamos, te lo digo yo. Con todo respeto, claro. Pero es muy linda, muy bella. Y mi amigo no; él es feo. Ya eso es un problema. Su belleza es un problema para mi amigo que es tan feo. Vamos, ni siquiera yo aceptaría el número de teléfono de tu hermana. Nunca. Jamás de los jamases. Por más linda que fuera. Mmno. Nada.

Quiero decir, una chica como tu hermana no se fijaría en un tipo como yo en la vida. Es más, yo nunca tendría los huevos de decirle nada, de pedirle algo. Nop. No tendría los huevos…

 ¡Pero este cabrón del Juancho seguro que sí, y metería la pata! No se lo des.

¡Te lo prohíbo por su bien!

1424701206_extras_albumes_0 (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s